jueves, 18 de junio de 2009

"UN SANTO TRISTE ES UN TRISTE SANTO"


1.- San Pablo nos enseña “Estad alegres en el Señor, os lo repito, estad alegres”.Otros santos nos dan su ejemplo: P Hurtado “Contento Señor contento”San Felipe de Neri “La alegría conquistará al mundo”La Virgen María “Se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador”.

2.- El contrapunto de la historia.· Hombres y mujeres tristes.· Muchos necesitan tomar para estar alegres.· En las discotecas· En la Universidad· Vemos pololos infelices· Matrimonios infelices· Exitosos tristes· Personas que lo tiene todo y no están contentas.· Depresión que es la perdida de alegría, está de moda. En fin.

3.- ¿Dónde están las coordenadas de la alegría cristiana?· Fundada en Cristo y en su plan de salvación. Bienaventurados seremos aquellos que vivimos las enseñanzas del maestro. Conocen un santo que haya sido triste, amargado, sin vida…· Fundada en la vida interior. Las cosas importantes ocurren desde dentro hacia fuera. El llamado es a tener una vida interior fundada en Cristo.· Una alegría hermanada de la cruz. Es decir, la cruz que Dios me ha dado es para fortalecer y profundizar mi alegría.· Una alegría que se fortalece en el combate espiritual y en la vida recia.· Fundada en Cristo eucaristía. “Podeis ir en la paz y en la alegría del Señor”· Está unida entrañablemente a la voluntad del Señor. Hacer la voluntad del Señor es el camino de la felicidad.

4.- Rasgos concretos de la alegría que nos oferta Cristo.

1. Es hermana de la seriedad.

2. Va hermanado con la verdad

3. Es posible en el sufirimiento y la cruz

4. Brota de darle un si viril en cada momento a la voluntad del Señor.

5. Es permanente

6. La alegría de Dios se oscurece en una vida desordenada.

7. La alegría es ocultada por el pecado

8. La alegría brota de un corazón en paz.


5.- Queridos amigos, no tenemos derecho a estar tristes: Dios nos ha dejado sus tesoros: LA EUCARISTÍA; LA CONFESIÓN; LA VIRGEN MARÍA.Estos son los talleres para la perfecta alegría.




Cierto día, el bienaventurado Francisco, estando en Santa María, llamó al hermano León y le dijo:

-Hermano León, escribe. Este le respondió:

-Ya estoy listo.-Escribe- le dijo- cuál es la verdadera alegría: Llega un mensajero y dice que todos los maestros de París han venido a la Orden. Escribe:. "No es verdadera Alegría".Escribe también que han venido a la Orden todos los prelados ultramontanos, arzobispos y obispos; que también el rey de Francia y el rey de Inglaterra. Escribe: "No es verdadera Alegría".Igualmente, que mis hermanos han ido a los infieles y han convertido a todos ellos a la fe. Además, que he recibido yo de Dios una gracia tan grande, que curo enfermos y hago muchos milagros. Te digo que en todas estas cosas no está la verdadera alegría.Pues ¿cuál es la verdadera alegría? Vuelvo de Perusa y, ya de noche avanzada, llego aquí; es tiempo de invierno, todo está embarrado y el frío es tan grande, que en los bordes de la túnica se forman carámbanos de agua fría congelada, que hacen heridas en las piernas hasta brotar sangre de las mismas.Y todo embarrado, helado y aterido, me llego a la puerta y, después de estar un buen rato tocando y llamando, acude el hermano y pregunta:

-¿Quién es? Yo respondo: -El hermano Francisco. Y él dice: -Largo de aquí. No es hora decente para andar de camino. Aquí no entras.Y, al insistir yo de nuevo, contesta:

-Largo de aquí. Tú eres un simple y un paleto. Ya no vas a venir con nosotros. Nosotros somos tantos y tales, que no te necesitamos.Y yo vuelvo a la puerta y digo:

-Por amor de Dios, acogedme por esta noche. Y él responde: -No me da la gana. Vete al lugar de los crucíferos y pide allí.Te digo: si he tenido paciencia y no he perdido la calma en esto está la verdadera alegría, y también la verdadera virtud y el bien del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada