sábado, 19 de junio de 2010

PALABRAS HERMOSAS DEL PAPA

Hablando a los participantes del Congreso Eucarístico en Roma, el Papa dijo:
“La misma naturaleza del amor exige opciones de vida definitivas e irrevocables. Me dirijo en particular a Ustedes, queridos jóvenes: no tengan miedo de escoger el amor como regla suprema de vida. No tengan miedo de amar a Cristo en el Sacerdocio y, si en el corazón experimentan la llamada del Señor, síganlo en esta extraordinaria aventura de amor, poniéndose en sus manos con confianza. ¡No tengan miedo de formar familias cristianas que viven el amor fiel, indisoluble y abierto a la vida! Testimonien que el amor, tal y como lo vivió Cristo y lo enseña el Magisterio de la Iglesia, no quita nada a nuestra felicidad, sino que por el contrario da esa alegría profunda que Cristo prometió a sus discípulos
Además, invito a todos a redescubrir la fecundidad de la adoración eucarística: ante el Santísimo Sacramento experimentamos de manera totalmente particular ese "permanecer" de Jesús, que Él mismo, en el Evangelio de Juan, pone como condición necesaria para dar mucho fruto (Cf. Juan 15, 5) y evitar que nuestra acción apostólica quede reducida a un estéril activismo, convirtiéndose más bien en testimonio del amor de Dios
“Podemos decir que "la mejor catequesis sobre la Eucaristía es la misma Eucaristía bien celebrada"
La comunión con Cristo es siempre también comunión con su cuerpo, que es la Iglesia, como recuerda el apóstol Pablo diciendo: "El pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan" (1 Corintios 10,
Cuando recibimos a Cristo, el amor de Dios se expande en nuestra intimidad, modifica radicalmente nuestro corazón y nos hace capaces de gestos que, por la fuerza difusiva del bien, pueden transformar la vida de aquellos que están a lado nuestro.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada